Páginas

domingo, 25 de diciembre de 2011

Todas las almas, de Javier Marías


Sé que ando un poco obsesionada con Javier Marías, pero ahora sí prometo que este libro será el último que lea de él en lo que resta del año. Todas las almas (DeBolsillo, 2006) aparece en 1989 y reafirma el estilo característico que el escritor dio a conocer con El hombre sentimental (1986).

Lo primero que llama la atención es la relación entre el protagonista, «el español», y Javier Marías. Cómo bien lo explica el mismo autor, ésta es la primera novela en donde el prosista no solo presta su dicción al narrador, sino que también el lugar y el tiempo son comunes entre ellos. La historia es inspirada en los dos años que Javier Marías pasó como profesor en Oxford; incluso admitió que algunos de los personajes tienen un parecido a algunas amistades que el escritor hizo en esa ciudad. Sin embargo, esas características no hacen más que alimentar el lado morboso que tenemos algunos lectores con pensar que todo texto tiene algo de autobiográfico.

Por otro lado, el autor reflexiona sobre la experiencia y estilo de vida en Oxford, el engaño, las relaciones humanas, la muerte y demás expresiones que encierra la vida misma. Todo ello insertado en un texto que para muchos podría resultar aburrido por la carencia de acción; pero como escuché por ahí: «En Javier Marías no se trata del qué (fondo), sino del cómo (forma) se cuente».

Una observación aparte y personal (que más puede pasar como curiosidad) es la fascinación (obsesión) que Javier Marías tiene con el adulterio. Por ejemplo, de las tres novelas que voy leyendo de este autor (Mañana en la batalla piensa en mí (1994), El hombre sentimental y Todas las almas), y que fueron elegidas de manera fortuita, todas comparten el tópico/situación de la infidelidad en sus páginas. Sin embargo, aunque para muchos este fenómeno puede resultar repetitivo, la narración y reflexiones del autor hacen que de alguna manera u otra te logres mantener enganchada a su obra. 

Ahora los dejo con una de mis reflexiones favoritas alrededor del engaño, una que el autor denominó «el imbécil listo».

«—Eres un imbécil —me dijo Clare Bayes—. Por suerte tú no eres mi marido. Eres un imbécil con mente detectivesca, y con esa clase de imbécil no se puede estar casado. Por eso tú nunca te casarás. Un imbécil detectivesco es un imbécil listo, un imbécil lógico, los peores, porque la lógica de los hombres, en vez de compensar su imbecilidad, la duplica y la triplica y la hace ofensiva. La imbecilidad de Ted no es ofensiva, y eso es lo que me permite y hace que me guste vivir con él. Él la tiene asumida, y tú todavía no. Eres tan imbécil que aún confías en la posibilidad de no serlo. Aún te esfuerzas. Él no.

(…) Si tú fueras Ted no me harías esas preguntas porque sabrías que yo podría contestártelas o no contestártelas y que a la larga daría lo mismo, uno busca la paz con la persona con la que vive mientras comparte con ella la vida diaria. Si te las contestara podría mentirte (y tendrías que aceptar la mentira como verdad) o decirte la verdad (y no estarías seguro de querer la verdad). Si no te contestara podrías seguir insistiendo y yo podría enfadarme y discutir contigo o hacerte reproches y seguir sin contestar, o bien mirarte perpleja y quedarme callada durante días y seguir también sin contestar, hasta que te cansaras de mi mirada y de no oír mi voz. Nos condenamos siempre por lo que decimos, no por lo que hacemos. Por lo que decimos o por lo que decimos que hacemos, no por lo que dicen los otros ni por lo que hemos hecho. No se puede a nadie a contestar a nada, y si tú fueras Ted o estuvieras casado lo sabrías muy bien».
MARÍAS, Javier. Todas las almas, Barcelona: DeBolsillo, 2006. Págs 42-43.

PS: Por Navidad, mi querido S. me obsequió «Los enamoramientos», de Javier Marías, novela que está casi agotada en Lima y ha sido considerada por los críticos de Babelia como el mejor libro de 2011. Estoy muy emocionada por tenerlo al fin y espero poder leerlo durante los primeros meses del año entrante. Ya le dedicaré su respectivo comentario. ¡¡¡Feliz Navidad!!! :)

5 comentarios:

Daniel dijo...

Puse buscar en twitter sobre este libro y encontré esta entrada sobre el mencionado titulo.Es la primera vez que leo a este autor,cuando lo acabe te comentaré pero hasta el momento esta prometedor.Voy por donde describe al portero que tiene lagunas mentales y saltos temporales del tiempo.

Saludos!
@ciquecu

David C. dijo...

Ya me provoca leer el libro.

Te invito a que visites mi blog, lo encuentras en la sección de cine de 20blogs. Esta es la dirección.
http://cineparausarelcerebro.blogspot.com/

Joseph Lara Abán dijo...

Saludos. Llegué vía Twitter hasta aquí y me encuentro con esta agradable sorpresa, un blog que sufre de "libromanía". Tus entradas están muy bien pensadas y redactadas, ahora leeré algo más de literatura contemporánea dejándome llevar por vuestra opinión. Nos leemos, ahora también por el blog.

José Antonio Arnedo dijo...

Hola,

He llegado hasta aquí a través del 20 Minutos y veo que compartimos afición por la lectura :)

De Javier Marías he leído "Mañana en la batalla piensaen mí" atraído por el título,

Os propongo la lectura de otros libros; os invito a que entréis en al enlace siguiente:

http://josearnedo.blogspot.com

Un saludo,

Jose


"The good life is one inspired by love and guided by knowledge"
http://josearnedo.blogspot.com/2011/04/bertrand-russell-what-i-believe.html

"La evolución moral de occidente ha sido mucho menor que la material"
http://josearnedo.blogspot.com/2011/11/amin-maalouf-el-desajuste-del-mundo.html

"El hombre es el único animal que sólo ve lo que quiere ver" "Toda sociedad da por supuesto que sus pautas de conducta son naturales y buenas" "Traspasemos lo existente: el futuro no es una mera prolongación del presente" [...]

Karen D T dijo...

Hola Daniel, espero que disfrutes mucho la lectura, porque a mí Javier Marías me encanta. Y sí, el personaje del portero es muy divertido :)
Hola David, conozco tu blog y me gusta mucho (voté por tí pero shhhh ;D ). Nos leemos :)
¡Hola Joseh! Ya te saqué del Twitter. Saludos :)
Hola José, «Mañana en la batalla piensa en mí» fue mi primer Marías que leí y desde ahí me enamoré de él. Nos leemos :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...