Páginas

lunes, 21 de mayo de 2018

Música que te lleva a Las Estrellas (el trece)

Quienes me conocen saben que amo las novelas. Estoy certificada en melodramas mexicanos, argentinos, algo de Colombia y una chilena. Las amo. Crecí con la televisión prendida. De esa generación que hacía su tarea mientras veía María la del barrio en las mañanas. Luego, cuando la televisión por cable se democratizó, me volví adicta a Rubi, A mil por hora y Amor Real. Luego descubrí Youtube, y volví a ver Erreway, Rebelde, conocí a Casi Ángeles y se marcó un precedente en mi vid: mi obsesión por Lali Esposito; pero esa es otra historia.

Si empecé estás líneas es porque quería hablar de la última novela que he visto. En enero o febrero de este año terminé de ver Las Estrellas por la web de eltrece. Me la habían recomendado con insistencia por su historia de mujeres, pero lo que más me llamaba la atención era el reparto conformado por muchas actrices que yo había visto en novelas juveniles como Verano del 68 y demás. Finalmente, conforme pasaban los capítulos, me dejé envolver por su historia y renegar por la histeria de sus protagonistas. Pero este post no está dedicado para hablar de su trama que al alargarse perdió consistencia, sino por lo más mejor que me aportó sus episodios: la música. 

Si en algo vale la pena seguir a los argentinos es por su buen gusto en escoger sus soundtracks. Lo mismo me pasó con el unitario El Puntero, también de Argentina, pero ya habrá más tiempo de hablar de esa genial miniserie. (En serio, mírala acá).

Pero vallamos al grano, a continuación la lista de interpretes que más gusto me dio conocer y que son mi nueva obsesión de este año. Todas me encantan, no hay un orden específico. 

1. En el último trago: Chavela Vargas
Bueno, a Chavela ya la conocía, pero a esta canción no. La canta una de las protagonistas, pero en la voz honesta de Chavela suena mil veces mejor. 
Lo que más me gusta: su letra. No tiene melodías nuevas ni innovadoras, pero la letra te llega profundamente. 
"Esta noche no voy a rogarte. Esta noche te vas de a veras".
Escúchala aquí:



2. Revolución: Debi Nova
Con ella se inicia una lista de cantantes femeninas que le cantan a algo más que al amor. Cuentan una historia. Se reivindican. Motivan. Esta canción sobresale por que su estilo es diferente, nuevo. Sin embargo, el último disco de Debi Nova es aun mejor (Gran Ciudad, 2017). Escúchalo aquí, en especial la canción que da inicio Club, Gran ciudad, El amor lo quita todo, y todas en general.

Te dejo la canción que aparece en la novela a continuación: 


3. Caníbal: iLe
Ella está el tercer lugar porque no me gusta montar jerarquías y prefiero respetar el orden de apariciones en la novela. Pero sí fuera justa, ella estaría en el primer lugar de todos. Es una de las únicas cuyo disco me obsesionó (y obsesiona) por jornadas completas. 
En primer lugar, debemos decir que iLe es nada más y nada menos que la hermana menor de Residente de Calle 13 y la voz femenina de dicho grupo. Pero cuando la descubrí en esta novela fue cuando brilló más que cantando los coros de No hay nadie como tú.
Su disco iLevitable que sí o sí debes escuchar aquí, tiene 13 canciones completamente diferentes una de otra. Diferentes en melodía, en historia, en género, en esencia. Cada una fue una inspiración a lo que es contar con originalidad. Su voz es una rareza muy real y propia, donde se siente su verdad en cada palabra. ¿Mi favorita? TODAS. En serio, escúchenla. Mientras, las dejo con la canción que más me llamó en la novela: 

 

4. Estrellas estrelladas: Erica García
Hasta aquí, lo que me presentaba Las Estrellas eran cantantes que no conocía, pero con las que ya simpatizaba en estilo musical. Sin embargo, descubrir a Erica García fue pasar mis propios límites. Soy una mujer clasica con gustos muy seguros y generales, pero Erica derribó eso con un soplido punk. ¡Y fue una trampa! Porque esta canción no aparenta ser lo que en el fondo oculta esta mujer. 
Los invito a escuchar su disco Amorama del 2017. Pueden encontrarlo en spotify aquí. Todas fueron un grito, el grito que en su momento necesitaba. Me encantan: Positiva, Ya no me importa nada y Yo no tengo la culpa. Bueno en realidad, son las que más canté y recuerdo. Pero todas son muy buenas. No encontré el video de la canción de Estrellas estrelladas, pero puedes encontrarla en Spotify aquí.
Mientras los dejo con una canción muy personal: 

 

Aquí acaba mi lista de cantantes a quienes me fue muy grato descubrir gracias a esta novela. Lo más es más de lo de siempre. Románticas y románticos que le cantan al amor y desamor. Me llama la atención no haber encontrado hombres que canten algo diferente. Debe ser por la visión de los propios directores de la novela, no piensen mal 😛

En la serie El Puntero se reivindican, no se preocupen. Ojalá me alcance el tiempo para hacer una nota al respecto. 

Mientras tanto, me despido. Hasta la próxima.  

domingo, 6 de mayo de 2018

5 MOMENTOS EN LOS QUE LEONORA ME ENSEÑÓ SOBRE LA VIDA

Leonora (Elena Poniatowska, 2011) ha sido la experiencia gráfica más viva que he podido experimentar gracias a la lectura de un libro. Su narración fue un viaje a borde de intermitentes pinceladas que dibujan el gran cuadro que fue su vida. Una vida que podría considerarse un manual completo de desobediencia. Desobediencia que proviene de una convicción personal muy férrea. 

Leer a Leonora ha sido muy inspirador, por eso espero que la siguiente lista de momentos me ayude a alargar un poco en la memoria todo lo que ella me ha enseñado sobre la vida. 


1. Empezó a estudiar arte a los 19 años: a pesar de que nació dentro de una familia acomodada, ella buscó su independencia y realización por sus propios medios. Mientras sus padres la querían como una chica de sociedad, ella se veía a sí misma como un ser único, quién debía seguir su propio camino y hacer su propia historia.

2. Se enamoró sin ataduras: con tan solo 20 años se enamoró del pintor Max Ernst, quién le duplicaba la edad y estaba casado. No es una oda al libertinaje y al adulterio, sino al amor sin límites que no conoce de convencionalismo ni de ataduras y que es capaz de conducirte por el crecimiento personal y profesional. De hecho, lo amó tanto que cuando la SS arrestó a Max por su origen judío, su dolor la llevó a tener problemas psiquiátricos que terminaron por conducirla a un manicomio en la España franquista. 

3. Se puso en primer lugar de sus prioridades: luego de ser dada de alta del hospital psiquiátrico y huyendo de su familia, decide irse a New York y luego a México con el periodista Renato Leduc, y junto a otros artistas progresistas que escapaban del Fascismo. En New York se reencuentra con Max, quien le pide que se quede con él y retomen su romance. Y a pesar de ella lo seguía amando, ella se escogió a sí misma y a su propia tranquilidad. De esta forma parte a México casada con Renato.
4. Supo ganarse la vida: Ya en México se divorcia y se vuelve a enamorar de un fotógrafo europeo, a quien la guerra también golpeó cruelmente y con quien sienten una empatía recíproca. Con él tienen dos hijos, y a pesar de la pobreza de ambos, Leonora sabía que debía sacar adelante a su familia con lo que sabía hacer: pintar. 

5. Fue fiel a sí misma: y por último, si hay algo nos deja Leonora es que debemos vivir bajo nuestras propias reglas. En donde te encuentras, estés haciendo lo que estés haciendo, construye tu propio mundo y vive bajo tus propias reglas. Solo te debes lealtad a ti misma, y así debe ser hasta tus últimos días. 



Casi al final del libro, también aprendemos que la locura es contagiosa. Pero de la mejor manera. Si vives para ti, finalmente inspirarás a más personas a seguir tu camino. Escribirlo y racionalizarlo puede hacer que parezca un libro de autoayuda, pero la autora no soy yo. Esa fue tarea de Elena Poniatowska y sus hojas hablan por sí solas.


domingo, 8 de abril de 2018

¡No me digas solterona! ... otra vez


Hace muchos años, un profesor de teatro me dijo: “Si siempre te digo que está bien, no te vas a desarrollar, Karen”, y le creí. Muchas veces, recibir solo felicitaciones nos hace más daño, porque no nos da esa mirada de los ángulos que se deben limar para que todo tu trabajo esté perfecto. Esto lo recordé luego de ver el amable recibimiento que ha tenido la película peruana No me digas solterona, de la directora y guionista Ani Alva Helfer.

No me digas solterona sin duda es una de las comedias más frescas de nuestra cartelera peruana, casi siempre abarrotada del mismo humor obsceno y machista al que nos tienen acostumbrada. Ese esfuerzo se celebra y se saluda. Otro punto a favor es Patricia Barreto. Su talento y carisma hacía que en muchos momentos de la película solo me detuviera a ver sus gestos para confirmar lo gran actriz que es. Ella es el 90 % de la película, el otro 10% se lo lleva André Silva.

Pero ahí se acaba. Ni la sororidad puede impedir que diga que el resto de la película sea una de las menos originales que se hayan realizado. Comenzando porque por su misma sinopsis la convierta en una versión resumida de la novela chilena Soltera otra vez, donde la trama se mantiene. Una chica de 30 y tantos termina con su novio de años por otra mujer más joven y que, como siempre pasa, está salido de un comercial de cervezas. Y las coincidencias se mantienen, la mama insoportable, las 3 amigas (cada una con una personalidad diferentes, donde dos de ellas tienen pareja y la otra disfruta la soltería sin compromisos), los diferentes prospectos de pareja que pasan rápidamente, uno que sobresale por su perfección y el mejor amigo que sirve como una especie de guía espiritual.

La elección de André Silva para este último personaje sí me pareció muy interesante. Su prototipo físico era tan poco familiar para lo que nos tienen acostumbrados, que la sola idea de que él fuera el protagonista masculino nos hacía ruido interno. En la sala se escuchaban comentarios como: ¿con él se va quedar? Naa.

Realmente, si este enlazamiento se concretaba hubiera sido un golazo contra los estereotipos del cine peruano. Pero no. Aún en ese momento, su máxima oportunidad de hacer algo diferente, prefieren no concretar en enlace. Solo se quedó como el amigo. Espero que sea porque habrá una segunda parte donde la relación se hará realidad.

Por lo demás, es muy predecible. O será porque yo ya había visto la novela, porque tampoco voy a negar que todos en la sala se reían y disfrutaban.

Ani, lo hiciste, es una bonita película, y seguramente hemos visto las mismas novelas chilenas y argentinas para notar las similitudes. Seguramente podríamos ser muy buenas amigas y llorar juntas en la nueva película de Sex and the city, pero eso no quiere decir que aún hay más por hacer y descubrir. Ya te inspiraste en otros. Es momento de hacer algo diferente. Descubrir tu propio estilo, tu propia voz.

¡Que sigan los éxitos!
💓


PS: ya que hablamos de la novela chilena Soltera otra vez (que está por estrenar su tercera temporada), no puedo dejar de recomendar a su protagonista Paz Bascuñán, que en nuestra cartelera vimos en la película Sin Filtro. Buenaza también. Un ejemplo de cómo hacer una real comedia original y diferente. Está en Netflix. Mírenla aquí.

Eso es todo. 
Se despide su amiga, por siempre telenovelera 😉

domingo, 1 de abril de 2018

Los hermanos Tanner: tan egoísta como uno mismo

Últimamente siento que centralizo todas las conversaciones hacia mí. Es inconsciente. Solo fluye así. De pronto hablo con mis amigas y ya estoy cambiando su drama del momento por un consejo seguido por una anécdota personal. Fue sin querer. Si me pasó contigo, querido lector, lo siento.

Y el colmo de la monotonía o egocentrismo temático lo viví con Los hermanos Tanner, de Robert Walser, con el cual sentía que cada monólogo era escrito para mí. Era mi voz, mis pensamientos, mis momentos individualistas y egoístas los que salían a luz en cada párrafo. (Bueno, no en cada párrafo, pero sí en muchos y muy memorables).

Pero dejaré de sentirme única por un momento y le daré algo de crédito al autor, porque con esta, su primera novela (1907), el autor logró hacerse eco de las voces jóvenes que reclamaban vivir bajo su propia ley y sin obedecer a ningún sistema. Un poco como lo que inspira a los que ahora llamamos Millennials.

La novela presenta a Simon Tanner, un joven que se cuestiona sobre la necesidad del trabajo, las relaciones interpersonales, el papel que se espera de él y lo que él espera del mundo. Es un canto a la independencia, a la autorrealización, al derecho que tenemos de cometer nuestros propios errores y de morir en nuestra ley.

Acá les comparto un extracto de unas de las primeras páginas, la primera de las muchas historias que no me podía dejar de grabar por lo muy identificada que me sentía con el autor.



Por otro lado, he terminado de leer Basado en hechos reales, de Delphine De Vigan. Ahora sí estoy lista para ver la película homónima de Roman Polanski. Ni bien la haya visto, prepararé un post al respecto. La novela está muy recomendada 😉😉

sábado, 3 de junio de 2017

Derrumbando mitos en Lolita

Hoy cumplo 31 años y tengo una lista completa de libros por comentar. Así que decidí regalarme una nueva actualización en este blog. Esta vez: Lolita.

Debo confesar que viví muchos años esperando el momento por leer esta novela, deseando encontrar las aventuras de una joven coqueta con ganas de llevarse el mundo por delante. Las referencias culturales lograron que toda chica sueñe secretamente en ser una Lolita e ir por el mundo seduciendo a la vida.





















Sin embargo, cuando finalmente había llegado el momento y no podía postergarlo más, me di con la sorpresa de que se trataba de una novela completamente diferente. No voy a juzgar la lírica de su narrativa ni el genio de Vladimir Nabokov. Ese es un tema a parte y ya bastante hablado. Si estoy aquí es para resaltar la puerta que abrió lo que algunos autores llaman "victoria de la libertad y de la belleza"

Si ya leyeron Lolita, se darán cuenta que narra el deseo y atracción que siente su persona Humbert Humbert por las ninfulas (niñas de 8 a 12 años que se encuentran en ese momento exacto cuando comienzan a desarrollar su cuerpo). Sí, su narrativa es tan exquisita que se podría comparar a la fiesta más exclusiva donde se celebra la pedofilia. No solo eso, sino que te llena de energía para gritar a los cuatro vientos todos esos deseos incontenibles que llevas dentro y que son condenados por la sociedad. 

Y es que son condenables por una razón. 

Sr. Humbert Humbert, a esa niña que tanto has deseado y juras amar hasta el último momento, tú le has robado la vida. Está vacía. Oscuro es su pasado y ahora no tiene más futuro. Y todo eso por tu gran amor. 

Si esta novela significa la victoria de la libertad y la belleza, entonces debe considerarse que es libertad y belleza robada a todas esas niñas, que solo en el Perú representa el 70% de victimas de abuso sexual.

Esto es lo bello de lo literatura: te inspira, de motiva, te hace soñar y a veces te hace gritar.

viernes, 27 de enero de 2017

4 lecciones que aprendí sobre la Creación de Contenido en la Batalla de los Pollitos

Hoy en la agencia dónde trabajo, se llevó a cabo una Batalla de los Pollitos. Sí, esa dónde dos personas creen que tienen mucho ritmo y compiten para ver quién humilla más al otro al compás de un beat. No lo voy a negar, me dio mucho miedo. Creo que a la hora de improvisar, muchas cosas se pueden descontrolar y podría perderse amistades, entre otras cosas. Felizmente, esta primera fecha de 8vos de final, la guerra fue muy divertida y trató de llevarse en paz con el consentimiento del compañero. 

Fuimos 8 participantes (sí, yo también le entré), repartida en 4 batallas. Luego de esta competencia se pasará a 4tos de final y así sucesivamente, con una ronda por semana. 


Entonces, ¿de qué se trata la Creación de Contenido y cómo te puede servir para una Batalla de los Pollitos?
#1. Define tu objetivo

Antes de empezar a crear, debes tener bien claro lo que quieres conseguir con tu contenido. Es obvio que quieres ganar, pero ¿cómo lo vas a lograr?, ¿qué quieres comunicar?, ¿lo vas a insultar por insultar? Si crees que escribir es tan fácil cómo anotar cual quier letra que se te venga a la cabeza, estás muy equivocado. Hasta los genios literarios saben que nada llega por casualidad o por la gratuita inspiración, sino que todo obedece a una estrategia. 

En este caso decidí que mi objetivo era dar a conocer algunas historias que podrían avergonzar a mi contrincante, pero que a la vez sea solo un recuerdo de lo que ya la gran mayoría sabía o se rumoreaba.  Entonces, ¿cuál es el siguiente paso?

#2. Investiga

Luego de tener definido tu objetivo, debes averiguar todo sobre tu contrincante. Tendrás que enfrentarte a él, así que será mejor que estés bien preparado. Deberás sentarte largas horas en la computadora, stalkearlo en Facebook y en las fotos dónde lo etiquetan en Instagram (Desk search). Pero esto no será suficiente. Si quieres llegar al meollo del asunto, a sus puntos más débiles, tendrás que entrevistarte con personas allegadas a él. En este caso, quiero agradecer a sus amigos, antiguas novias y jefes directos que me ayudaron a encontrar los enfoques por dónde por atacarlo. 

Este paso es clave, ya que nadie habla de lo que no conoce. No lo olvides en tu momento de creación. Además, siempre recomiendo escuchar a las personas más vinculadas a tu objetivo, ya que ellas te darán la clave directa de lo que quieren recibir. Solo se necesita saber escuchar. 



#3. Crea

Ya con toda la información, el proceso de creación es más fácil. El público que entrevistaste será el mismo que estará sentada ese día viendo la Batalla de los Pollitos, así que debes pensar en ellos y escribir las rimas que más le impacten. Eso sí, no debes de perder de vista tu objetivo de comunicación. Sé que suena complicado pensar en dos cuestiones al mismo tiempo. Pero ese es el reto que debes asumir. 

A veces pecamos de muy listos y creemos que es un monólogo dónde solo nosotros nos lucimos. Pero recuerda que hasta en un monólogo tendrás público y ellos serán quienes juzgarán tu trabajo. De nada sirve sonar muy profundo si al final nadie lo entenderá ni podrá apreciar tu contenido. En otras palabras, sé directo y ve al grano. 

En estas batallas también se vale ser populista. Darle al público lo que quiere. Acentúa tus frases para darle más enfasis al mensaje que quieres resaltar. El público es muy generoso y te sabrá corresponder con un wowwwwwww.

#4. Prototipa

O en otras palabras: prueba con poca gente.

Si ya tienes tus frases listas, anímate y recítalas a algunos amigos de confianza que formen parte de tu público objetivo. Ellos te dirán si entienden las referencias o chistes. A mí me pasó que tuve que cambiar algunas palabras porque eran términos muy noventeros, y, bueno, mis compañeros son más chibolos. 

Ajusta sus comentarios y listo. Ya estás preparado para Despegar. 

Pero recuerda que a los combates se los lleva el viento, y tendrás nuevos retos por enfrentar. Este circulo no acaba, sino que se perfeccionará en cada paso, en cada etapa, en cada encuentro. 



Hasta una nueva oportunidad :)

martes, 24 de enero de 2017

La justa nominación de La La Land

Hoy anunciaron a los nominados al Oscar y, como muchos esperaban, la gran favorita fue catorce veces nombrada. Desde su estreno, incluso antes, la película La La Land no ha dejado de recibir los elogios del mundo. Tantos buenos comentarios no podían ser verdad, así que me reservé mi opinión hasta el final. Ayer por fin fue a verla. Justo un día antes de su nominación. ¿Coincidencia? No lo creo. 

Tenía sentimientos encontrados acerca de esta película: primero, porque es un musical, y quienes me conocen saben que los musicales son mi gran obsesión.  Nací para cantar, bailar y actuar en un escenario, y si a eso le sumas una éxito en el cine, ¿para qué más? 

Segundo, no me gusta dejarme llevar por las preferencias de la gente. Soy la clase de persona que si todos dicen derecha, me voy por la izquierda. (Ojo, éste no es un mensaje subliminal sobre mi posición política.  Es pura coincidencia. ¡Jaque mate, PPKausas!). Eso quiere decir que tenía un deseo profundo y sincero de que no me gustara. De que sea una porquería. De que todos se equivocaran y la cinta no fuera más que una copia barata de Hairspray u otro clásico musical. 

Tercero, y no menos importante,  mi novio tiene una obsesión descomunal por Emma Stone. ¿Hay algo peor que la chica bonita, inteligente y graciosa que encima hace bien su trabajo? No lo creo.


Finalmente fui a verla ayer, creo que ya lo había dicho, y no habrá palabras para explicar lo que esa película logró en nosotros. Una mezcla de encanto, agradecimiento, administración, consternación y tristeza, mucha tristeza. Françoise Sagan escribió Buenos días tristeza, seguramente pensando en ese momento cuando te sabes triste, y aun así debes levantar tu mochila y seguir caminando. Repito, mucha tristeza.

No voy a hablar sobre la oda al musical clásico, las tomas de corrido y las coreografía (¡Oh Dios, la de la piscina!). Lo que realmente me mató de esta película fue la tristeza y realidad reflejada en ese final. Y debo decirlo, si ambos terminaban juntos hubieran agarrado todo su inversión en producción y la hubieran tirado al río Rímac. 

Esta cinta demuestra que los cuentos de hadas no existen. Que en la vida real, si una persona lucha por perseguir sus sueños, estos deben ser lo suficientemente grandes para sacrificar otras cosas. Que uno no puede vivir sin amor, pero no significa que el amor tenga una única forma; aunque esto no te arranque el dolor de un amor no desarrollado, un concepto de amor impuesto por la sociedad que puede causar frustración. 

No me quiero hacer la superada poliamorosa, claro que no. No es fácil.  Solo trato de verbalizar todos los miedos y percepciones que me brotaron luego se ver esta película.  

Las actuaciones no me parecieron magistrales, aunque sí debo reconocer y con creces las pulcras coreografías de sus escenas. Estoy convencida de que el musical y la comedia son dos de los géneros más difíciles en la actuación. Por ello mis respetos.


Y con este post, declaro inaugurada la temporada de premios y mi maratón de películas previa a la ceremonia. 

Y tú, ¿ya estás listo para los Oscar? Cuéntame cual es tu favorita.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...